Soy Esmeralda, nací en 1993, provengo de un lugar llamado Valencia (España). Aunque no es la capital, disfruto de sus maravillosas playas, ya que amo el mar.

Soy una alma creativa, soñadora, sensible, emprendedora y vivaz. Amo la cultura asiática, mis favoritas; el arte, y naturaleza de la cultura japonesa, y las danzas, música, y vestimenta de la India.

Pintura, escritura, música, baile, cualquier arte como forma de expresión me ha gustado desde pequeña. Siempre estaba en mi mundo soñando, fantaseando, e imaginando cosas, lo cual muchas veces me llevaba a aislarme de todo, y de todos. Siempre he sido muy sensible lo que me ha llevado a tener aprendizajes fuertes sobre mi misma.

A los 14 años, empecé a dar mis primeros pasos con la pintura, la escritura y el dibujo. Siempre estando en mi mundo, el cual era extraño para los de los demás, pero mi mundo. Con 18 años empecé a estudiar diseño gráfico en Valencia. Siempre he sido muy autodidacta debido a la situación economica de mi familia, me las ingeniaba para aprender sola. Aprendía cosas de arte por mi misma de aquí, y de allá.

Al tener una sensibilidad tan alta, mi mundo interior no estaba nada bien, y eso tuvo graves consecuencias para mi. Y a los 20 años, me desmoroné tanto física como emocionalmente, y tuve serios problemas de salud a nivel digestivo. El dolor físico que experimentaba, no valerme por mi misma, apenas poder salir a la calle, perder amistades, fue lo que me llevo a la depresión, y a tener infinitos miedos. En ese momento nada tenía sentido.

El arte fue y sigue siendo, un factor muy importante para mi. Era lo que me motivaba a seguir adelante. Me dí cuenta que, a través del arte sacaba todo mi dolor, y sensibilidad, podía expresar mi ser. El arte me hace gestionar mejor la vida, y mis emociones. Fuí superando como podía los retos que me presentaba la vida, sanandome internamente y recuperandome poco a poco a mi misma.

A partir de mis 25 años mi autoconocimiento ha ido siendo cada vez más y más profundo, ese, era el llamado que yo sentía. Así que, iba buscando ayuda, herramientas, y haciendo cosas para conseguirlo.

En 2018 hice la formación con la bella MJ de Mujer Holistica, y me certifiqué como maestra de meditación. Poco despues me formé como canalizadora de Registros Akáshicos y otros maravillosos seres de luz.

El amor es la vibración mas alta que existe, con ella puedo expresar, y crear cosas maravillosas. Así pues, hago siempre por estar en la mejor vibración, y hacer todo lo que hago desde el amor.